Encruzijada de caminos

¿Tenemos un plan? y no hablo de los políticos solo.

Iniciamos, vertiginosamente para los más preocupados, las últimas fases de escalada y ya toca actuar; si, digo actuar, nuestros líderes políticos, científicos, económicos, sanitarios y expertos técnicos de todas las ramas de la actividad  y cada uno de nosotros, tuvimos tres meses de inacción para valorar, en frío, el alcance de lo sucedido y los efectos sobre cada uno de nuestras actividades, públicas o privadas.   

A esa reflexión sobre la pandemia y los motivos que nos hicieron frágiles frente a ella, en los peores momentos, deberían estar asumidos e ideados los planes con los que evitar en el futuro esas debilidades. Pero también los ajenos a la sanidad tuvimos el tiempo de analizar los efectos propios del parón económico.

Ya sabemos que desmontar la Sanidad Pública y los servicios sociales no fue buena idea, la privada es incapaz de sustituirla, y que debemos acometer su potenciación en medios humanos y técnicos e investigación. Sabíamos ya que sector primario y turístico y dependientes debían ser reformados para ser eficiencientes y con ellos, todo la lista de producción: energía, industria, tecnológicas, finanzas, etc, ¿o seguimos fingiendo que somos perfectos? Es el momento ¿o no?.

Carlos Ignacio Pareja González

No hay descripción alternativa para esta imagen

¿Amor fraterno?, una m …….

Buen día, vamos recuperando la normalidad, al menos en teoría; millones de españoles miran su teléfono con angustia, del que no se separan a pesar de la chicharra que ponen como alarma para que ni una llamada se escape por si es para volver al trabajo o para trabajar tras años sin hacerlo, ya antes de la pandemia.
Si lees todo lo que se escribe sorprende la ausencia absoluta de sensibilidad que se gastan ciertos acaparadores de puro patriotismo pero apoyado sólo sobre banderas, las fuerzas armadas y la unidad cultural por la igualdad impuesta de todos los españoles como si fuera lo mismo ser gallego que murciano o vasco que andaluz.

¿Es que solo la mayoría silenciosa sabe lo que cada mes requiere una casa cuando no hay ingresos?, Luz, agua, teléfono, gas, higiene, alimentos, reponer ropa y papelería para los niños o universitarios, ITV, gasoil, seguro de casa, coche y entierro.
Se habla de efecto llamada por la ya aprobada renta mínima de SUPERVIVENCIA, cuando solo llegará a 4 de cada 5 hogares en pobreza severa, incluidos niños y mayores, y se hacen trampas al solitario diciendo que los parados pueden elegir entre un trabajo de 35 horas semanales por 950 euros al mes, ¿Eso es en España o en el país de las maravillas? o los 1,100 euros por estar tumbados en el sofá, que sólo cobrarán los hogares de dos adultos y tres niños sin ingreso alguno, y listos para ir a misa y echar 20 céntimos al cepillo.

Carlos Ignacio Pareja González

La imagen puede contener: una o varias personas, árbol y exterior

¿Beneficencia o Estado de Bienestar?

¿Beneficencia o Estado social de bienestar … ?

Muchos de nosotros a lo largo de nuestra vida oímos nombrar estos conceptos con las mismas palabras a pesar de no ser lo mismo.
Beneficencia es la “asistencia a los necesitados in extremis y de urgencia” y supone un ejercicio de Caridad, una de las tres virtudes teologales de nuestros viejos catecismos, que en teología católica son hábitos que Dios infunde en la inteligencia y la voluntad del hombre para ordenar sus acciones; es por tanto un acto voluntario pero según tu credo, obligado, se puede negar o condicionar y someter al juicio o prejuicio que nos merezca el sujeto que se nos presenta como objeto de nuestra beneficencia.

El “Estado de Bienestar” es una forma de administrar lo público y lo privado de origen reciente en la cual el Estado se preocupa del bienestar de todos sus ciudadanos y para ello establece unos mínimos, que no falte lo esencial, techo, energía, agua, alimentos, enseñanza, sanidad, asistencia a la dependencia y un sistema de pensiones dignas complementadas con una red de residencias donde los más mayores incapaces de auto abastecerse y solos, se refugian sus últimos días. Este tipo de sociedad va proveyendo de aquello que no puedan autoproporcionarse los ciudadanos más frágiles, es decir los medios económicos para cubrir sus necesidades imprescindibles por estar reflejado en esa Constitución a la que recurrimos vehementes en los casos más peregrinos olvidando sus preceptos en asuntos de vida o muerte; por tanto ni es voluntario, ni está sometido a los prejuicios de nadie ni se condiciona a nada por nadie.

Y me quedé sin palabras pero todo debería estar claro para gobernantes y ciudadanos en un momento en el que esta diferenciación resultará esencial para la supervivencia de millones de europeos y entre ellos, no pocos españoles que deberíamos vigilar que se deje solo en manos de ONG´s, Cáritas, Cruz Roja o corazones bondadosos, se trata del bienestar de todos y si os habeis fijado, la cultura, literatura y arte se dejan fuera de lo esencial … Este lunes abren las librerías, volved a ellas, por favor.

Carlos Ignacio Pareja González.

https://editorialquaestio.es/categoria-producto/novela

 

cropped-542738_156099384549103_1254806141_n1.jpg

Los españoles fuimos y somos gente de pactos y acuerdos …

Los españoles fuimos y somos gente de pactos y acuerdos

Buenos dias para todos y sin excepción por razón alguna. Dicen nuestros expertólogos en politiquilla y tertulianos de la legua que España no es país de pactos ni de acuerdos y como casi todo lo que sale de sus interesados análisis, por ser más elegante, diré que faltan a la verdad como bellacos, pero no se lo tengáis en cuenta pues eso no es solo mala leche, que también una miaja, sino los más de los casos una supina ignorancia derivada de los planes de estudios vigentes en los grados de periodismo y comunicación más pendientes de la técnica del medio y de la comunicación, que de la esencia del saber necesario como la Historia sin ir más lejos, así se leen las cosas que se leen y oyen.

Ya el mio Cid en Valencia con motivo de su muerte victoriosa y su conquista post mortem, el 10 de julio de 1099, contaba con casi los mismos musulmanes que cristianos en su ejercito y que en el de su enemigo el sobrino del emperador Yusuf y eso fruto de la capacidad de pactar de un hombre inteligente antes que militar.

La Historia de la entrega de Granada de Boabdil a Castilla es otra historia de pactos y acuerdos a lo largo de una década que culminaron siglos de buenas relaciones o peores, según las circunstancias entre unos y otros, pero que siempre acababan en bodas, en función de sus gobernantes.

Ya más recientemente, en la Restauración borbónica por la que tras la expulsión de la absolutista Isabel II regresó en corcel blanco Alfonso XII y aún seguimos a vueltas con que si si o si no, dos políticos inteligentes también, don Antonio Cánovas del Castillo, malagueño él y al que veo en estatua cada vez que voy al centro de Málaga, acordó con don Práxedes Mateo Sagasta algo que se dió en llamar el turnismo, es decir uno se iba sucediendo al otro para que entre tanto su majestad se dedicara a cacerías, banquetes, viajes y bodas fastuosas y demás altas obligaciones a las que se dedican desde que comenzó la Edad Moderna los monarcas, sean absolutos o no, que no veo yo gran diferencia.

Pero queridos amigos, ahora no se lleva y nos toca apechugar a los ciudadanos con las consecuencias de la más que segura falta de coordinación que derivará del final del estado de alarma, antes de tiempo, en cuestiones sanitarias, como rebrotes y muertos, y en las otras como las económicas, la pobreza, desigualdad entre españoles y un nuevo retraso frente a nuestros vecinos.

Estoy más harto de polítiqueos que el buey de comer paja y un día de estos yo que se … Y es que al calor de esos 16.000 mill. han visto todos la oportunidad de subastar el interés de España.
El problema es que nosotros los ciudadanos necesitamos esos y otros muchos dineros para poner en marcha nuestras vidas y no se cual sería la solución, quizá una huelga de información, es decir no ver informativos, ni leer prensa digital o impresa ni escuchar la radio informativa para que entendieran que nos estamos cabreando de verdad … Enfin, suerte y fuerza.

Carlos Ignacio Pareja González.

https://editorialquaestio.es/categoria-producto/novela

Imagen cómica de la revista satírica española Don Quijote de 1894 en la que Sagasta y Cánovas pelotean amistosamente a una mozuela que es España.

La imagen puede contener: 1 persona

Salvo los niños, todos responsables

   Decía Albert Camus que fue en esta España nuestra donde generaciones de europeos y de españoles sobre todo, aprendieron con nuestra guerra civil que uno puede tener razón y ser derrotado, que por la fuerza se puede destruir el alma y que hay veces que el coraje no tiene ninguna recompensa y estas semanas, las generaciones que seguimos a aquellas, estamos aprendiendo la misma lección y con dos enemigos distintos, un virus y el odio que en el fondo son el mismo que ya entonces les arrebató la libertad y la alegría a nuestros mayores y nos condenó a sus hijos, como al judío errante, a vagar por un desierto de impotencia en la búsqueda de la democracia que otros sí consiguieron con el fin de sus guerras en el año cuarenta y cinco.

Oír o leer que un gobierno europeo y democrático elegido en las urnas como el de España y compuesto de personas, padres, hijos, hermanos y abuelos practica la eutanasia de hecho con los mayores por razones espurias y decir que por eso ocurrió lo sucedido en las residencias cuando estas dependen de las Comunidades Autónomas, o escribir que con sus decisiones conscientes se han causado 20.000 muertos que se podrían haber evitado o que nos mienten cada día con datos falsos volcados por las mismas Comunidades Autónomas que gobiernan aquellos que les acusan de mentir, resulta hiriente e indecente en estas circunstancias y genera confusión hasta para los que no apoyen a este gobierno, pero se sienten personas.

Por arte de magia personajes sin más conocimiento en las materias que el argumentario recibido o las razones que oyen con vehemencia a sus líderes se vuelven en las redes doctores en epidemiología, virología, estadística y por supuesto en una ciencia que dominamos todos, la Economía; y ello a pesar de que España fue la primera en tomar medidas en Europa, las mismas que otros Países han tardado semanas en decretar.

Todo ciudadano alfabetizado, en nuestro suelo patrio, conoce que la competencia en Sanidad es autonómica, pero es igual, sabemos que la gestión que de la Sanidad Pública hemos hecho durante los últimos 20 años es la que ha marcado la capacidad de respuesta escasa de medios y personal de nuestro buen sistema sanitario en la pandemia y sabemos todos de las políticas que justificándose en el control del déficit han completado el saqueo de la Sanidad vaciandola de presupuestos, como la Enseñanza y otras necesidades como Dependencia, Servicios Sociales y nuestro Sistema Nacional de Pensiones y Prestaciones varias y baste saber que en 2011 el fondo de reserva de la Seguridad Social contaba con 66.000 millones a la llegada del anterior gobierno de don Mariano Rajoy a la Moncloa y que en vez de seguir incrementándolo y reservarlo para una ocasión como esta fue dilapidándose hasta llegar en 2018 a los 3.000 millones mientras hoy precisamente quienes lo gastaron sin pensar en el futuro y exigen la condonación de las cotizaciones de autónomos que todos aprobamos, pero ¿con qué? Y que hubieran sido posibles con ese Fondo y todos sabemos del otro saqueo, el urdido por líderes políticos, me da igual su color político. que hoy están en prisión. Y todos hemos callado más allá de simples concentraciones esporádicas que no recordábamos ya a la hora de votar.

Evolución del Fondo de Reserva de la Seguridad Social

No hay texto alternativo para esta imagen

Hoy Pablo Iglesias y su ambiciosa número 2 en Podemos deben saber bien ya, a estas alturas, el coste que ha tenido su resistencia durante un año y medio a apoyar un gobierno que hubiera dispuesto de 18 meses más para poder mejorar las condiciones de los 21 millones de españoles en el límite de la pobreza o en ella, que ahora son inamovibles y el que hoy desde hace un año es Presidente del gobierno, Pedro Sanchez, habrá comprendido la responsabilidad moral que hoy supone esa perdida de un tiempo precioso que para los que más necesitábamos de la recuperación del estado del bienestar resultaba vital y nos sitúa en una posición imposible.

Junqueras, Puigdemont, Urkullu, y todos sus correligionarios catalanes y vascos habran, así mismo, comprendido que aún no están listos por si solos y que apenas un pequeño microorganismo les ha demostrado su nivel de preparación para ser lo que decían poder ser y hacerlo mejor que en unión con el resto de pueblos de la península ibérica, ¿que harían hoy en Euskadi o Catalunya si no fueran parte de un todo?.

Pero lo más importante es que todos nosotros nos estamos sintiendo al capricho de la Naturaleza y digo de ella porque estudié medicina y me he tomado la molestia de leer los últimos trabajos sobre el coronavirus, que en el peor de los casos obedecería a errores genéticos o a mutaciones naturales, lo suficiente para saber que lo que dice Trump es una majadería como tantas ha dicho desde que apareció en nuestras vidas, y que estamos teniendo que luchar contra el virus solos los ciudadanos, sin más defensa que nuestro propio sentido común y las dos o tres medidas de aislamiento social e higiene que un gobierno desbordado, como todos los demás del primer mundo, nos han decretado; recordemos que los presupuestos de investigación a lo largo de doce años fueron eliminados a mayor gloria de de las buenas relaciones con Alemania y la firmeza de sus fondos de pensiones que han impuesto un control del déficit que ha supuesto la pobreza a la mitad del Continente y la fragilidad de nuestros mercados.

En las próximas semanas Rajoy podrá volver a dar sus paseos veloces por su lujoso barrio residencial y supongo que Aznar regresará de Marbella con su alcaldesa favorita y eso será señal de que la actividad comienza a intentar recuperar su mejor ritmo y todos y cada uno de nosotros a la vez intentaremos recuperar lo más parecido a nuestra vida anterior que sea posible; pero no sin habernos dejado por el camino jirones que en algunos dejarán más consecuencias y en otros menos, pero que convertirán los próximos años en una cosa distinta a aquella que disfrutábamos o sufríamos hasta hace unas semanas.

Que Dios os bendiga a todos y nos dé un empujoncito en los próximos meses a la hora de recuperar lo que necesitamos y en mi caso, a intentar volver a centrar el interés de mis lectores en mi literatura, para poder seguir escribiendo y viviendo con la dignidad que la Cultura permite rara vez a sus hijos y a la que yo aspiraba humildemente y por decisión propia.

Carlos Ignacio Pareja González.  

No hay texto alternativo para esta imagen

 

https://editorialquaestio.es/categoria-producto/novela

¿Politiqueo con 7.340 muertos?

¿Politiqueo con 7.340 muertos?.

Buen día, todos hemos renunciado en estos días a partes esenciales de nuestra vida personal y profesional en beneficio de la salud de todos y de la propia y esto no nos resulta divertido.

Para muchos de nosotros/as ademas, esas duras renuncias seran irremediables o de muy difícil recuperación, victimas mortales de la pandemia o las económicas que llevamos camino de ser millones y sin embargo, debemos soportar cada día en esta red, y en otras, como mezquinos de mirada sucia, sabios en poco más que contar monedas, utilizan esta catástrofe humana para intentar manipularnos en nuestra fragilidad desesperada.

Nos dicen sin rubor intelectual que o bien los comunistas detestables con rabo y cuernos retorcidos o algún líder del Mundo libre pasado de vueltas, son los responsables de una pandemia cuyo único origen es la mutación de un virus ya largamente conocido hace décadas.

Mentir en cuestiones que están costando tantas vidas no es ético ni moral y hacerlo con bulos y mentiras, es indecente, ademas de un insulto a la inteligencia colectiva e individual.

Para decir sandeces, mejor guardar silencio y aportar solo política responsable y útil, ánimo, quien sabe hacerlo o para socializar que es necesario.

Carlos Ignacio Pareja González

No hay descripción alternativa para esta imagen

Voy a escribir …

Voy a escribir … pero estoy cerca

Nada mejor de mi puedo ofreceros que mis novelas, representan años de mi vida en el silencio de la memoria hecha años, son el fruto de mis valores y creencias, de mis vivencias y de mis dudas.

Tenía preparado otro artículo, pero no creo que exprese mejor mis emociones desbordadas por cuanto nos rodea impotentes y sin poder hacer nada más allá del encierro en silencio que impone la humildad serena. El tiempo pondrá y quitará afanes y nos devolverá la calma que hoy nos arrebata tanta necesidad de sabernos infalibles sin haberlo sido nunca.

Hoy me aferro al calor del afecto que es sincero y del respeto reconfortante, a la bondad y la nobleza sin excusas, a las sonrisas no forzadas y a la compañía no impuesta. Nada tengo de que presumir ni nada en mi es envidiable y os digo la verdad y ni siquiera se nada que no sepan mis libros y me lo susurren ellos al oído cuando se lo pido. Aprendo de cada una de vuestras reflexiones, relatos o historias, sean estas relato hecho prosa, poema con forma de sentimientos o imagen bella en su luz o en sus sombras y con cada una me siento pequeño.

Solo mi obra merece mi orgullo de padre sin hijos por el cariño que me es regalado generosamente y solo de eso presumo. Mi suerte ha sido, es y será, el fruto de la voluntad de Aquel al que todo debo y por ello, como otras veces antes, a su misericordia me entrego.

Creo que unos pocos días de silencio y de diálogo con las páginas vacías de una novela que comencé en el peor día de mi vida, y muestra mi alma, harán bien a mi serena ansia de hacer lo que poder si quiero y no puedo, desde la paz, darle paz y confianza a los que quiero o aprecio y que, como yo, la buscan sin encontrarla en medio de tanto ruido escondido tras el estruendoso silencio.

Mis novelas me cubrirán la ausencia virtual activa, en ellas abrí el alma de par en par y mostré mis más escondidos secretos y por ello, forman parte de mi, como mi corazón y el resto de mi cuerpo.

Carlos Ignacio Pareja González.

 

No hay ninguna descripción de la foto disponible.
La imagen puede contener: texto que dice "quaestio EDITORIAL"

 

Las próximas semanas: Ver, leer y escribir, lo prometo.

Las próximas semanas: Ver, leer y escribir … lo prometo.

Buenos días del día 14 de mi cuarentena que empezó a mi regreso de Granada por consejo de mis médicos, y no le voy a pedir perdón a Nuestro Señor por lo que escribo, como no lo he hecho nunca, porqué Él ha dictaminado este alto en el tiempo y tendrá sus motivos.

Una maestra norteamericana llamada Kitty O´Meara escribió un poema durante la peste de 1.800 que ayer me mandó un amigo en un mensaje y que se ha hecho viral en las redes, y que he procurado llenar de todo su contenido, conociendo los detalles que llevaron a esta mujer inteligente y desde luego confiada en Dios, hace más de 200 años a escribir lo que escribió.

La pandemia que inspiró a Miss O’Meara su ejercicio de fe y confianza, fue, según los historiadores, una segunda parte de la llamada de Justiniano que puso fin al gran Imperio Romano; esta, la primera etapa en el siglo V, se llevó consigo una población cercana a los 30 millones de personas y la de 1.800, a la que escribió la maestra, entre 70 y 100 millones de seres humanos y entre ambas, entre 1.347 y 1.351, la peste negra acabó con la vida de 50 millones de infelices europeos. De ninguna de las tres se sabe su origen o etiología y se desconocen los motivos que las iniciaron y también los que las acabaron en un momento determinado.

Hoy hemos avanzado mucho y sabemos más, de hecho sabemos que se trata de una cepa de un virus del tipo corona al que se ha nombrado Covid 19 y hay distintos equipos de investigación, de los que el más avanzado es uno español y en España, muy cerca ya de conseguir no solo una vacuna sino un tratamiento, así que esta vez nos va a costar tan cara la pandemia como en otros tiempos.

Nuestros avances científicos no han sido óbice, sin embargo, para que nos veamos obligados a detener cada uno nuestros mundos y a parar todas las actividades que hoy nos proporcionan el nivel de vida del que disfrutamos, sea este el que sea en cada caso, y para que eso nos haga dudar que la vida, dentro de unos meses, será la que detuvimos hace ya un par de semanas.

Yo no se cual o como será el futuro, y en mi caso porque la Literatura no siempre es agradecida en el momento que es necesario con sus curritos, que se lo digan a Cervantes, Bécquer, Mark Twain, Unamuno o a tantos otros, imaginaros conmigo que no soy más que un aprendiz, pero como no puedo hacer otra cosa, en realidad salvo sanitarios, policías y agricultores o reponedores de grandes superficies y transportistas, nadie puede hacer gran cosa, he decidido retomar una novela que tenía mediada y terminarla, será la quinta y en ello he puesto mi afán pleno, alguien la leerá algún día, espero, e intentaré no faltar además a mis compromisos con quienes, para engañar al tiempo, esperan mis relatos, episodios de la HIstoria, cuentos, leyendas y semblanzas de grandes mujeres y hombres, aunque solo fueran mis amigas y mis amigos.

Carlos Ignacio Pareja González.

Y la gente se quedó en casa.
Y leyó libros y escuchó.
Y descansó y se ejercitó.
E hizo arte y jugó.
Y aprendió nuevas formas de ser.
Y se detuvo.
Y escuchó más profundamente. Alguno meditaba.
Alguno rezaba. Alguno bailaba.
Alguno se encontró con su propia sombra.
Y la gente empezó a pensar de forma diferente.
Y la gente se curó.
Y en ausencia de personas que viven de manera ignorante.
Peligrosos. Sin sentido y sin corazón.
Incluso la tierra comenzó a sanar.
Y cuando el peligro terminó.
Y la gente se encontró de nuevo.
Lloraron por los muertos.
Y tomaron nuevas decisiones.
Y soñaron nuevas visiones.
Y crearon nuevas formas de vida.
Y sanaron la tierra completamente.
Tal y como ellos fueron curados.

(Kitty .O’Meara – Poema escrito por esta ex maestra estadounidense y que se ha hecho viral en las redes).

 

La imagen puede contener: 1 persona, de pie, cielo y exterior

Tiempo parado: reflexión vacía

Tiempo parado: reflexión vacía

El poder Natural, manipulado o no, el imperio económico protegiendo sus intereses y sus sumos sacerdotes y el del Estado moderno, a su servicio, democrático o no, oriental u occidental, doblega la frágil levedad de nuestro ser humano y pequeño en la soledad limitada además, por nuestro bien, como muestra suprema de su poder infinito, decretó parar el tiempo.

Ya no hay martes ni mucho menos sábado, solo hay un lunes indefinido y gris, en el que la hora es indiferente y solo sirve para marcar la soledad absoluta de la noche o la larga vigilia silenciosa sólo atenuada con la compañía de los nuestros a los que el miedo une, conformando una duda esencial ¿que es mejor?¿la enfermedad física o la del alma? No sé a qué carta quedarme tras haber sentido ambas en mi, o si lo se, quiero ser libre, pero ya es tarde, quiero querer lo que hago cada instante de mi vida pero ahora es imposible por el bien de todos, o eso impone el desconocimiento de lo que nos ataca sin tregua. Al menos conservo la libertad de pensamiento.

Si en tiempo de normalidad escribiera, diría que quiero el contagio de todos los que sienten y piensan y contagiarles yo mis sentimientos.

Carlos Ignacio Pareja González

https://lnkd.in/gdNWSJE

No hay descripción alternativa para esta imagen